EMPODERAT SERIES #002: LA MOTIVACIÓN ES BASURA

La motivación, ese sentimiento nacido de quien sabe dónde que te insta a perseguir tu parte del menú que la vida te ha preparado, es basura.

La motivación no se espera en el sofá, se crea.

La motivación no es la causa, es la consecuencia.

La motivación es basura porque nunca está ahí cuando la necesitas. Cuando de verdad la estás esperando, te falla. Te deja tirado y cagado de miedo, pensando que sin ella no puedes hacer nada de valor.

Pero miente. Es una mentirosa compulsiva. ​

Tu sistema nervioso no está diseñado para ayudarte a crear esa startup. No quiere que pierdas esos 10 kilos de grasa que te hacen arrastrarte jadeando. No ve ningún beneficio en sanear esa relación tóxica que tanto daño te está haciendo. Tu cerebro no entiende qué significa “tener éxito”. No comprende por qué quieres acabar esa carrera extenuante. No encuentra explicación al asesinato mental que supone levantarte a las cinco de la mañana.

No esperes que te llegue la motivación para dar a luz a esas empresas.

Tu pobre cerebro solo quiere que no mueras en el intento, que puedas llegar esta noche a tu cama y contar un día más. Todo lo que exceda esto, queda fuera del juego.

Si de verdad quieres cambiar, la acción tiene que preceder a la motivación.

Sabes que quieres escribir, deja de esperar a la motivación para ello. Escribe.

Sabes que quieres decirle algo. Joder, nunca vas a sentir que es el momento exacto. Hazlo.

Sabes que tu empleo te está drenando la vida. ¿De verdad estás esperando a sentirte con fuerzas para decir adiós? No llegarán. Hazlo.

Actúa. Hazlo. Emprende la acción. Siente el miedo. El terror. La incomodidad.

Habrás vencido a el instinto de supervivencia que te mantenía absorto en la inactividad.

Y quien sabe, puede que un día, en mitad de la acción que tanto te asustaba realizar, te sorprenda la motivación y hagas las paces con ella.

Comparte la información con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *