Cada vez hay más evidencia de que el entrenamiento de fuerza es una herramienta MUY potente para prevenir enfermedad y optimizar la salud.

En este vídeo os cuento los principales mecanismos fisiológicos mediante los cuales te puedes beneficiar del entrenamiento de fuerza.

Es necesario un cambio de mentalidad respecto al entrenamiento con cargas: la salud de millones depende de ello.

Algunos de estos mecanismos son:

  • Aumento de la función inmunológica
  • Mejora de la funciones cognitivas
  • Disminución de la lipotoxicidad
  • Disminución de la inflamación sistémica de bajo grado
  • Mejora de la capacidad cardiorespiratoria
  • Aumento de la densidad mineral ósea
  • Disminución de riesgo y prevalencia de osteoporosis y osteopenia
  • Disminución de grasa subcutánea y visceral
  • Secreción de perfil de adipokinas antiinflamatorio
  • Aumento de la biogénesis y funcionalidad mitocondrial
  • Potenciación de la conversión de tejido adiposo blanco en tejido adiposo marrón
  • Aumento de la sensibilidad a la insulina
  • Aumento de HDL, Disminución de LDL, Disminución de VLDL
  • Mejoría de la homeostasis glucémica
  • Diminución de la HbA1c
  • Recomposición corporal
  • Mayor funcionalidad
  • Beneficios psicológicos

ENTRENA FUERZA.