10 MOTIVOS POR LOS QUE LAS URGENCIAS SON TAN DURAS.

Las Urgencias son un lugar hostil. Un lugar donde ocurren cosas feas. Un sitio donde pocas veces se lo pasa uno bien.

Las Urgencias son difíciles para todos. Médicos, enfermeros, celadores y hasta para el personal de limpieza.

Probablemente hayas visitado un Servicio de Urgencias y sepas de lo que estoy hablando.

Si no lo has hecho, espero que NUNCA tengas que visitarlo.

INTRO: Aquí Borja Bandera, bienvenidos a mi canal, aquí se habla de MEDICINA, NUTRICIÓN y ENTRENAMIENTO.

La vida del médico residente es bastante bonita. Conocer gente nueva, nuevas responsabilidades, mayor sensación de propósito, por fín empiezas a ayudar gente y empiezan a agradecertelo, muchas fiestas, muchos congresos. Novedad, risas, COSAS BUENAS.

PERO, y es un gran pero, las Urgencias. El gran reto del residente es enfrentarse a las Urgencias. Mucha gente no entiende el por qué trabajar en Urgencias es tan difícil, extenuante y demandante.

He visto a compañeros llorar de impotencia y estrés. He visto gente agredir a otra gente. He visto crisis de ansiedad, y no sólo de pacientes. He visto a la policía tener que intervenir.

Hoy vamos a ver 10 motivos por los que las Urgencias son tan duras.

1.- La salud es importante, y como tal, el ser humano se toma la salud muy en serio.

Cuando una persona va a Urgencia porque tiene una dolencia o piensa que la tiene, quiere salir de ese establecimiento sin la dolencia o pensando que ya no la tiene. Esa persona invertirá esfuerzo y pondrá toda su energía en que eso sea así. Pero la Medicina es compleja y limitada y a veces, simplemente, y por muy avanzados tecnológicamente que estemos, no se puede hacer nada. La Medicina llega hasta donde llega. Hablo de cefaleas refractarias, trastornos funcionales, dolores osteomusculares incoercibles y similares.

2.- Tomar decisiones y pensar es difícil en Urgencias.

Durante una guardia en Urgencias se tienen que tomar muchas decisiones, muy rápidamente y con consecuencias muy importantes para el paciente y su familia. Cuando tienes 7 familiares enfadados porque llevan esperando 3 horas en la puerta, 5 pacientes por ver esperando, 7 analíticas pendientes, 3 TCs que pedir y un paciente vomitando en tu consulta, creedme, es difícil tomar decisiones.

3.- Estrés.

El estrés se palpa en las Urgencias. Se mastica. Te aprieta la cabeza. La ansiedad se respira ahí dentro. No he tenido tinnitus nunca, excepto en las Urgencias. Nunca me duele la cabeza, excepto en las Urgencias. Duermo como una roca, excepto en las dos horas que tenemos para dormir en las Urgencias. El estrés te debilita por fuera y por dentro, te drena de energía. Saca lo peor de tí. Todos los médicos hemos contestado mal a un paciente alguna vez por el estrés. Y en Urgencias, o aprendes a convivir con el estrés o estás muerto.

4.- Exigencias.

Vivimos en una sociedad medicalizada donde las exigencias por parte de los pacientes y familia son cada vez más y más difíciles de cumplir. Exigir te van a exigir que les veas pronto, que no tengan dolor ni un momento, y que les hagas las pruebas que ellos quieran. Si les dices que no muchos te dirán que ellos pagan sus impuestos y que tienen derecho a que se les haga lo que ellos quieran. Ellos, no el médico. Entonces es cuando tu tragas salivas y respiras hondo.

5.- Agresividad.

El carácter de cada tipo de persona se ve agudizado en situaciones de estrés. Esto es naturaleza humana. Por esto mismo, gente agresiva, se volverá más agresiva. Las agresiones a profesionales existen y no son infrecuentes. Y no, no suelen provenir de pacientes psiquiátricos únicamente. En otro vídeo os contaré cómo prevenir estas agresiones.

6.- Horarios.

Los horarios de trabajo en las Urgencias son simplemente demenciales y difíciles de sobrellevar. Trabajar 24 horas seguidas durmiendo, si tienes suerte, dos horas en condiciones pésimas, es un maltrato psicológico y físico al que pocos se acostumbran. Trabajar en estas condiciones pasa factura.

7.- Pelearte con profesionales.

El estrés en las Urgencias no viene dado únicamente por el trato con los pacientes, los tiempos de espera y las limitaciones del sistema. También viene dado porque en muchas ocasiones tienes que lidiar con criterios de compañeros que son diferentes a los tuyos y el paciente queda en medio. Ejemplo: crees que tu paciente debe pasar a Observación o Ingresar en planta, o hacerse una ecografía, sin embargo, el profesional que está al otro lado cree lo contrario. Esta es una situación muy estresante en la que, como digo, el paciente queda en medio.

8.- Trabajar al día siguiente.

Muchos profesionales no sólo tienen que aguantar trabajar las 24 horas en condiciones tercermundistas. También tienen que aguantar ir a trabajar el día siguiente. Es decir, trabajar 32 y 34 horas sin descanso.

9.- Las limitaciones del sistema son consideradas tus limitaciones.

Cuando no puedes hacer más por el paciente debido a las limitaciones del sistema, estas limitaciones del sistema serán vista como limitaciones de tus capacidades como médico. La gente pondrá sobre tus hombros algo que es totalmente ajeno a tí y depende de otras esferas. Cuando un paciente lleva esperando 3 o 4 horas para ser atendido, la mayor parte de las veces no es culpa del médico que lo atiende sino de un sistema que no es capaz de adaptarse a una sobrecarga asistencial por mala gestión o simplemente, pocos recursos.

10.- Sociedad medicalizada que se siente cada vez más enferma.

Los pacientes cada vez solicitan más fármacos, más exploraciones, más pruebas complementarias. ¿Pero no me vas a hacer un TC? Ser visto por más profesionales. La sociedad se siente cada vez más enferma, es más hipocondriaca y demanda más asistencia médica. Si eres médico, tendrás que lidiar con ello.

Todos estos son factores que hacen de trabajar en urgencias una de las experiencias más estresantes que he conocido. No obstante, el ser humano tiene una capacidad de adaptación apabullante y todos los días, miles de profesionales como la copa de un pino se visten para ir a trabajar a los servicios de urgencias de toda españa en condiciones deplorables. Desde aquí les comunico mi más profundo respeto. Si eres paciente, como probablemente seas en algún momento de tu vida, ten muy en cuenta este video antes de maltratar a unos profesionales ya maltratados por el sistema que solo quieren ayudarte.

Esto ha sido todo por hoy chicos. Muchas gracias por estar ahí detrás. Nos vemos en el siguiente vídeo y A SEGUIR EMPODERANDO.